Jornadas Gastronómicas de Otoño
31 DE OCTUBRE · 5 DE DICIEMBRE

 

Jornadas Gastronómicas de Otoño
31 DE OCTUBRE · 5 DE DICIEMBRE

 

Jornadas Gastronómicas de Otoño
31 DE OCTUBRE · 5 DE DICIEMBRE

 

Jornadas Gastronómicas de Otoño
31 DE OCTUBRE · 5 DE DICIEMBRE

#IbizaSabor19: “Descubre el sabor de Ibiza: herencia cultural y pasión por las tradiciones”

Ibiza Sabors en las redes

Oro líquido de Ibiza: herencia cultural y pasión por las tradiciones

El Consell d’Eivissa y PIMEEF organizan las jornadas gastronómicas de otoño Ibiza Sabor 2019, que alcanzan su XIII edición, centradas en la promoción de los productos de la isla. Se desarrollan del 31 de octubre al 5 de diciembre y ofrecen la posibilidad de degustar menús a 25 €, que pueden acompañarse de vinos de la isla (precio a parte), y tapas a 7 euros, con copa de vino de la tierra incluida. También permiten participar en distintos gastroeventos relacionados con la tradición ibicenca.

Los ibicencos que ya han cumplido 70 años recuerdan que en su infancia el otoño y el invierno se asociaba al sabor y el calor del aceite, y a la fiesta de las matanzas. Era tiempo de poner en marcha las antiguas almazaras – en ibicenco llamadas trulls –, y, tras un día entero de trabajo, se conseguían unos pocos litros. Por eso, de octubre a diciembre, el proceso artesanal de producción de aceite de oliva se repetía entre 8 y 10 veces; es decir, casi una vez a la semana.

Eran jornadas duras de trabajo, que se vivían con alegría, ya que este oro líquido constituía un alimento esencial para todo el año. Además, los niños buscaban allí el calor, porque siempre había una gran marmita de agua hirviendo. Aunque sabían que no podían jugar en el trull para evitar accidentes, contemplar el proceso de elaboración del aceite formaba parte del aprendizaje cotidiano de sus vidas. Algunos recuerdan que, ya de adultos, cuando tuvieron que pasar algún tiempo fuera de la isla para estudiar o trabajar, echaban de menos dos cosas: su familia y el sabor del aceite.

Hoy, la isla de Ibiza es uno de los pocos lugares de España donde se han conservado algunos de aquellos antiguos trulls, auténticos monumentos dentro de las casas payesas. Los hay donde aún se sigue elaborando aceite cada año siguiendo el método tradicional. Se trata de un acontecimiento insólito, que ya no se puede ver en otros lugares de la península. Las personas de más edad viven con particular emoción entrar a un antiguo trull en funcionamiento, porque les recuerda las costumbres, los olores y los sabores de su infancia.

La isla ahora también celebra un acontecimiento histórico: la cosecha de 2019 tendrá por primera vez la Indicación Geográfica Protegida Oli d’Eivissa/Aceite de Ibiza. Significa que todas las fases de producción, desde el cultivo a la molturación y envasado, se llevan a cabo en la propia isla, buscando los máximos estándares de calidad. El oro líquido de Ibiza es hoy uno de los mejores símbolos del paisaje, la cultura, la historia, la tradición, la calidad y el sabor de Ibiza.

Recuerdos y sabores de Ibiza 

En Ibiza el otoño y el invierno se asocian, desde siempre, al sabor y el calor del aceite, y a la fiesta de las matanzas. Era tiempo de poner en marcha las antiguas almazaras que estaban presentes en muchas casas y de invitar a los familiares para participar en la matanza del cerdo.

Las familias de la isla vivían aisladas, lo que obligaba a cada casa a autoabastecerse de alimentos esenciales. El aceite de oliva, la sobrasada y el ‘botifarró’ eran, por tanto, imprescindibles en la dieta y nunca faltaban en la alacena de todas las casas. Al igual que el pan casero, las almendras, los higos secos, el licor de hierbas o el vino payés.
El salto a la modernidad no ha impedido que numerosas familias ibicencas sigan celebrando la fiesta de las matanzas. Tampoco que continúen utilizando sus viejos hornos para hacer el pan o reuniéndose para embotellar el vino. La diferencia es que hoy estos se conjugan con grandes vinos de la tierra (reconocidos en algunos casos con premios internacionales) que pueden degustarse en los restaurantes o durante una visita a las bodegas.

La sobrasada, el aceite de oliva, las hierbas tradicionales, las almendras, las diferentes elaboraciones con algarroba o la miel autóctona son recuerdos y sabores de Ibiza que pueden llevarse en la maleta.

Un viaje a Ibiza también se acaba asociando a alguno de sus arroces míticos: a banda, de matanzas, paella o con ‘gerret’ (caramel) y colifor, entre otros muchos. Por supuesto, también a una parrillada de pescado o un ‘bullit de peix’, sin olvidar el ‘sofrit pagès’, plato festivo por antonomasia, elaborado con cordero criado en libertad, pollo payés, ‘patató’, sobrasada y ‘botifarró’.

Son platos aferrados a la memoria, herencia de pescadores y de la cocina de las abuelas. Otro símbolo de Ibiza y a sus gentes es el ‘flaó’, receta medieval que ha llegado hasta nuestros días y que no se puede encontrar en ningún otro lugar. Un postre con historia, que conserva intacto su sabor a queso y hierbabuena, y que sigue siendo protagonista en las celebraciones familiares y del que se presentan versiones creativas en los restaurantes.

La gastronomía de Ibiza y sus productos representan historia y futuro, ya que los payeses de siempre han entregado el testigo a una nueva generación de agricultores, que se esfuerza en recuperar variedades tradicionales que son auténticas joyas culinarias, como el ‘citró de matances’ (pimentón local), la patata y diferentes frutas y hortalizas.

Descubre el sabor de Ibiza: herencia cultural y pasión por las tradiciones.

#IbizaSabor19

Restaurantes participantes

Ca n’Anneta